¡A reindustrializar, a reindustrializar!

Lo de Víctor Jara sonaba mejor. ¿La recuerda? (A Pabito Iglesias seguro que se la pusieron. Como a mí.)

Pero… ¿la conoce Rajoy?

Yo pregunto a los presentes si no se han puesto a pensar

que esta tierra es de nosotros y no del que tenga más.

¡A desalambrar! ¡A desalambrar!

Rajoy ha cambiado la letra:

¡A reindustrializar! ¡A reindustrializar!

Presenta un Plan para reindustrializar. Un Pequeño Plan E, vamos. Eso se llama coherencia ideológica y fe en los principios.

El Estado siempre es coacción: por eso hay que usarlo con cuidado. Quitar a alguien su tierra, su casa o su dinero es algo violento. Por eso hay que hacerlo poco o nada. Y por muy buenas razones.

Las políticas públicas son eso: quitar dinero a la gente y decidir en qué se gasta. Invertirlo es una contradicción si, como pienso, la gente sabe mejor que el Estado en qué se ha de invertir.

Creí que el PP rechazaba el Plan E. No solo porque se aprovechase para llenar los bolsillo de los amiguetes (que país…), sino porque es una barbaridad que, en nombre de la Economía, el Estado saquee dinero de los ciudadanos para construir cosas que no se necesitan.

Ahora, a reindustrializar. Y no es que yo sea contrario a la industria. ¡Soy muy partidario! Es que sigo pensando – qué ingenuo – que los principales problemas de nuestra industria  son las trabas que le ponemos nosotros mismos en forma de impuestos y regulaciones. Nadie sabe en qué podemos ser los mejores. Mucho menos el Estado.

Una vez me convocaron a una reunión en la que diversos sectores de la Administración se preguntaban cómo ayudar a las familias. Yo solo opiné que, ,en vez de ayudar a las familias, deberían dejar de perjudicarlas. E hice una lista de las losas públicas que soportaban. No les hizo mucha gracias, claro: para dejar de fastidiar a alguien tienes que reconocer que le estás fastidiando. Mejor ayudarle un poco y que te dé las gracias. que te vote, vamos.

Muchos economistas les hablarán de sustituir la demanda, de “tirar de la economía”, de dar trabajo… No se lo crean. Un señor que a estas alturas les sonará – Keynes – escribió que enterrar botellas llenas de dólares y otorgar concesiones a empresas para desenterrarlas tendría efectos positivos para la economía. Les voy a contar un secreto: no era verdad.

Y ustedes ya lo saben.

También deben saber que si nadie manipulase los precios – del agua, la energía, el dinero…- nadie acertaría  más que ustedes a la hora de decidir en qué gastar o no gastar.

El nuevo “planecito E” supone, como todos, quitar dinero a los ciudadanos y decidir en qué se debe gastar. Es un error. Siempre.

Si quieren un sesudo análisis del mismo, lean este artículo de artículo de Juan Ramón Rallo.

Rajoy llama ahora “a reindustrializar”. Y me parece bien, pero sin quitar dinero a nadie. Más bien deberán dejar de quitarlo. Y eliminar regulaciones..

Víctor Jara fue cruelmente asesinado por unos salvajes criminales. La historia, que a veces escribe recto con renglones torcidos, llevó luego a su país por inesperadas sendas de libertad económica. Y Chile alcanza – a pesar de Bachelet y compañía – por una senda de progreso económico que Víctor Jara nunca pudo soñar. Ni seguramente habría reconocido.

Viviría mejor. Y, con Pablito Iglesias, podría hacer un dúo cantando A desalambrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s