El voto solo es útil si es en conciencia

debate-arias-valenciano_xoptimizadax--644x362Si el mejor argumento contra la democracia era para Churchill una conversación de cinco minutos con el votante medio, en España bastaría una charla de tres minutos con el candidato medio para echarse a llorar.

Y es que mientras Sir Winston aludía a las miserias de la democracia, nuestra miseria es la falta de democracia. Sonrientes candidatos han inundando pantallas y periódicos con exabruptos para simular un combate dialéctico que evidencia la ausencia de debate real.

Los “partidos institucionales” llaman desafección a lo que es en realidad frustración y rechazo hacia un régimen que no solo ha secuestrado el espacio público, sino que lo ha expandido hasta límites asfixiantes a base de saquear a todos e intervenir en todo.

El pensamiento único, sin embargo, hace estragos: muchas protestas contra “los políticos y la corrupción” abogan por reforzar los mecanismos que precisamente hacen que su poder no tenga límite ni control. Los gobernantes se han presentado como víctimas de una crisis provocada por banqueros y grandes empresarios, cuando casi todos ellos nadan en privilegios legales y contratos públicos; nos han convencido de los desastres del “capitalismo salvaje”, ocultando que no hay sector en el que impuestos y regulaciones no sean el mayor problema; han reclamado más poder para mejorar las cosas, cuando son pocos los aspectos de la vida pública que no han estropeado.

La miserable conducta de culpar de la agresión al agredido – practicada desde siempre por el nacionalismo – es solo la forma más extrema y cruel de la prepotencia de una clase política que desde hace años promueve o permite toda ingeniería social justificándola con presuntas construcciones nacionales o intereses comunes. Han confiscado al ciudadano, en diferentes medidas, renta, capacidad de ahorro, trabajo, lengua, libertad de educación y de información y cualquier derecho que interfiera en la capacidad del Estado para decidir sobre su dinero y su futuro. La censura, persecución y muerte civil de quienes en Cataluña entorpecen la “construcción nacional” es solo su manifestación más extrema, pero coherente con los presupuestos del sistema, y permitida en distintos grados por los sucesivos gobiernos de PP o PSOE.

En vez de cumplir su misión – ser cauce para la participación política -, los Partidos Políticos dominantes han conseguido monopolizarla impidiendo todo ejercicio de la misma que no se someta a los estrechos límites que ellos mismos establecen. Son los únicos concesionarios del derecho a exprimir a los ciudadanos, gastar su dinero y decidir su futuro.

Además, dentro de cada partido es imposible sostener públicamente posiciones que contradigan las de su líder o las de la mayoría. Esta anomalía legal y moral cierra un rígido sistema en el que dirigentes designados por cooptación controlan hasta el último rincón de su partido convirtiéndolo en herramienta disciplinada para ejercer el poder político. Esta realidad autoritaria, junto a las fuertes barreras de entrada para nuevos partidos, han llevado a la situación ante la que nos encontramos en estas elecciones al Parlamento Europeo.

No sorprende, por enart y alejollo, el auge de las nuevas candidaturas, sino que algunas hayan conseguido un significativo éxito pese a la férrea censura e incluso persecución física a la que han sido sometidas en algunos lugares.

Los ataques de los grandes partidos a estas “pequeñas formaciones” son en realidad una advertencia: para salvar el sistema, puede cambiarse todo… menos el sistema. Es significativo que, disfrutando el Partido Popular de una concentración de poder político desconocida desde 1977, se hable de la posibilidad de un Gobierno de Concentración de PP y PSOE. También que, en vez de restaurar la ley ante el en todos los ámbitos, se esté gestando una negociación para refundar un sistema que satisfaga y salve el pellejo de la clase gobernante y le proporcione impunidad y unos años más de poder absoluto.

Todo esto es muestra del temor de los que de verdad mandan a que la crisis, el hartazgo social, la deriva secesionista y el océano de corrupción – del cual la Junta de Andalucía, Bárcenas, Urdangarín, Pepiño Blanco o la “Famiglia Pujol” son solo la parte visible – acabe afectando a los fundamentos de su poder.

¿Qué le queda al votante para reflexionar el día en que una tonta norma le invita a hacerlo? De la campaña, apenas un torpe Papá Noel que con ayuda de Arriola ha hecho eficaz campaña contra sí mismo y una mujer que, tras revelar haberse acostado al lado de Antonio Vega sin saber por qué, no ha parado de celebrar un machismo del que muestra no saber nada.

Ante tal derroche intelectual – medida del respeto de nuestros partidos al Parlamento Europeo – el votante percibe que lo que nos jugamos nada tiene que ver con Europa. Y con esos mimbres ha de construir su decisión este domingo.

Es sabido que el voto de una sola persona es estadísticamente irrelevante; lo que usted, lector, vote el Domingo no alterará el resultado. Pero sí reflejará lo que quiere para el futuro de España. En esta encrucijada, su voto es medida de su responsabilidad y su criterio moral. Por eso, el voto solo es útil si es en conciencia.

No hay ya esperanza de redención para una generación de políticos que crearon y mantienen los mecanismos que empobrecen y disuelven la nación, para los que promueven o permiten el saqueo moral y material que ha dejado a nuestra sociedad indefensa ante una crisis total. Cualquiera que sea el resultado este Domingo, la regeneración de España pasa por instaurar un sistema democrático que los partidos políticos no puedan secuestrar, y por eliminar los mecanismos institucionales que disuelven la nación y la libertad.

Ojalá los grandes partidos acojan estos principios que hoy solo caben fuera de sus muros. O serán arrollados por el empuje de quienes han decidido que España y la libertad merecen la pena.

 

Anuncios

One thought on “El voto solo es útil si es en conciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s