¿Alta Tensión en La Marimorena?

Hace unos días participé en “La Marimorena”, programa que dirige el incansable Carlos Cuesta en 13 TV. Me sorprendió que, al día siguiente, Periodista Digital publicase esta noticia, con video incluido.

Alta Tensión en La Marimorena

 

Juzguen ustedes, si les apetece.

El lenguaje televisivo no es lo mío, y a veces uno se muestra más agresivo de la cuenta. Viendo el video, pienso que quizá debería haber dicho “la izquierda suele tolerar a dictadores asesinos” en vez de “en la izquierda toleráis a dictadores asesinos”. ¿Se habría ofendido entonces José Manuel Yáñez?

Quizá habría sido más comedido. Pero no más veraz: he oido tantas veces a miembros del PSOE – ¡no digamos de Izquierda Unida! – defender o, cuando menos, relativizar las peores dictaduras…

Cuando Hugo Chávez estuvo en Madrid, el recibimiento en la Universidad Complutense fue apoteósico. Lo comandaba el Rector Bustelo, no un despendolado antisistema. Bochornoso.

La misma Elena Valenciano defendió en su día el carácter democrático del régimen chavista. Tuvo que rectificar al poco tiempo, señalando su “deriva autoritaria”. La triste realidad es que el recelo del PSOE hacia Chavez tiene su única causa en el sangriento Golpe de Estado que el miserable Comandante dirigió contra Carlos Andrés Pérez, íntimo amigo de Felipe González.

La izquierda, sí, calla y aún alaba, a dictadores asesinos de otro tiempo o lugar. Desde Lenin – cuya “buena fama histórica”  solo puede explicarse por haber sido eclipsados sus crímenes por su sucesor – hasta los más modernos y comedidos dictadores socialistas como los hermanos Castro, la izquierda relativiza su conducta.

Yañez, periodista simpático y comedido, dijo sentirse ofendido por mis palabras. Ello revela el complejo de hiperlegitimidad que aqueja a la izquierda, y que le lleva aveces a justificar a asesinos, en el peor de los casos, o a no reconocer tal sectarismo, como en el caso de Yáñez.

En el programa ocurrió algo que a nadie pareció sorprender. El Sr. Yáñez y Mari Pau Domínguez criticaron a un sindicalista andaluz que alababa a terroristas etarras. El General Monzón, casi al final del programa, felicitó a ambos por ser comedidos y justos en esos temas. Y la gente aplaudió.

Es decir: ¿se felicita a periodistas “de izquierda” por criticar a proterroristas? ¿Se podría esperar otra cosa?

La respuesta es “sí”. La izquierda siempre ha mirado con comprensión a movimientos terroristas de izquierda. Y no digamos a dictadores, siempre que fuesen antiamericanos y de izquierdas. Cuando no tratan de justificarlos, parece que hay que felicitarles.

Yáñez quizá no. Pero, en vez de hacerse la novia ofendida, podría reconocer que la izquierda tiende a justificar a los peores asesinos cuando lo son en nombre del socialismo y el “antiimperialismo”.

En realidad, casi lo reconoció: cuando el General Monzón le felicitó por no defender a un proetarra andaluz y el público aplaudió, debería haber dicho: “¿Por qué me felicita? ¿Qué pensaba usted que iba a decir ante un proetarra?

Calló y sonrió. Contradiciendo una conducta frecuente en la izquierda, se había ganado la felicitación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s