NUNCA SE DEBATE SOBRE EL ABORTO

Imagen

La televisión, la calle o Twitter no son distintos en esto.

Al abordar el tema del aborto no existe debate. Se fijan posiciones, se dicen frivolidades y se increpa. Se descalifica al otro según su posición. Los argumentos suelen ser maniqueos y vulgares. Con frecuencia tan tontos o frívolos que podrían usarse para justificar cualquier cosa.

Hay quien da por sentado que el defensor del aborto es un asesino.

Con más frecuencia, hay quien presume que el que es contrario a que abortar sea legal es intolerante, fanático y contrario a los derechos de las mujeres.

Es una pena. Porque hablamos de hombres, mujeres, libertad y vida. Es una cosa importante. Y con consecuencias graves. No se puede despachar con tres tonterías y un insulto.

Un embarazo no deseado es un drama. Cualquiera puede saberlo.

Cualquiera debería poder saber – ¿por qué se oculta esa realidad? – que abortar es con frecuencia un acto violento, salvaje, sangriento. Siempre  antinatural. Siempre con consecuencias, además de las que obviamente atañen al ser abortado.

Debemos afrontar las consecuencias de nuestras opiniones.

Quien crea que el aborto debe prohibirse ha de meditar cómo debería la ley afrontar el hecho del aborto. Cómo se debería intentar evitar un mal objetivo, como es eliminar una vida humana.

Quienes son favorables a la legalidad del aborto, deben meditar cuáles son los límites y sus razones. Debe haber límites. Sostener frívolamente que el límite es el nacimiento es justificar el infanticidio. Hay que plantear los límites y sus motivos. Es un pensamiento incómodo, porque cualquier límite puede ser arbitrario. Y hablamos de una vida.

Por último, hay que plantearse el problema moral de la duda. Si no estamos seguros de que detrás de un arbusto se esconde una perdiz o un niño… ¿podemos disparar?

Hay que conseguir un debate verdadero. Profundo y sosegado. Esto es España, sí. Pero estoy convencido de que se puede debatir de verdad.

¿Y usted?

Anuncios

15 thoughts on “NUNCA SE DEBATE SOBRE EL ABORTO

  1. A tu pregunta, mi respuesta es: Difícil. Porque no estamos dispuestos a escuchar los argumentos del contrario. Política, religión y moralidad. Todo en uno. Está todo tan mezclado con este tema… Se juzga y prejuzga. A unos y otros.

    Pero me quedo con esto: “Hay quien da por sentado que el defensor del aborto es un asesino.
    Con más frecuencia, hay quien presume que el que es contrario a que abortar sea legal es intolerante, fanático y contrario a los derechos de las mujeres.”

    Y tal que así. Las dos posturas son malas y es que las dos son extremas. Lo peor de todo, equivocadas.

    Un saludo.

    1. Gracias por su opinión.

      Tengo mi postura acerca del aborto. Pero creo que es grave que las opiniones estén basadas en prejuicios, errores básicos o simple frivolidad.

      Mantener una postura es creer, lógicamente, que la contraria es un error. Pero no implica que el contrario sea un asesino o un fanático.
      Y lo peor es que se pretenda instalar la idea de que el aborto no se puede debatir. Es un pensamiento débil que nos hace a todos muy manipulables.

      Un saludo.

      1. Yo soy un antiabortista, y mi opinion no esta basada ni en prejuicios, errores basicos o complejos o frivolidades. Me baso en el siguiente articulo de los derechos humanos universales:
        Artículo 3.
        Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
        Y como cientificamente esta demostrado que desde el momento de la concepcion el zigoto tiene toda la informacion para constituirse en un ser humano unico y diferente, pues mi obligacion es defenderlo hasta que el pueda defenderse por si mismo.
        Defender esto no quiere decir condenar a la mujer que no desea ser madre. Lo que debemos hacer es poner todos las condiciones para que estas mujeres lleven adelante este embarazo y si quieren tener una vida sin el bebe, se entregue este bebe en adopcion a una de las muchas familias que desean tener hijos o ayudarla para que pueda tener una vida digna con su bebe.
        Desde mi punto de vista no es aceptable defender un mal mayor como es la muerte de un ser humano para aliviar un mal menor, que son las molestias de un embarazo de nueve meses o la reprobacion social o familiar por un embarazo no deseado. Creo que como miembros de esta sociedad, debemos ver con respeto y admiracion a las mujeres que desean llevar un embarazo adelante a pesar de que el padre esta ausente o hace dejacion de sus funciones, en vez de juzgar a esta mujer por su “desliz”.
        Estoy seguro que si se educara a los ciudadanos en la responsabilidad, sean hombres o mujeres, este problema tendria mucha menos importancia.
        Creo que hay temas que no pueden ser muy discutidos por lo crucial de su importancia, hay cosas que son malas y cosas buenas, y no por mucho discutir sobre ellas, las malas se convierten en menos malas o buenas o viceversa y este, el derecho a la vida del nonato es una de ellas. Podremos y debemos discutir que hacer con las mujeres y hombres que desean abortar, darles opciones para no hacerlo para asumir como hombres y mujeres de bien sus responsabilidades, y no darles respuestas o salidas faciles pero moralmente perniciosas.
        Saludos cordiales
        Alfonso Schick

  2. “hablamos de hombres, mujeres, libertad y vida”.

    Así es. Por eso es difícil debatir sobre este tema. Es un tema que tiene muchos enfoques para un debate: religioso, filosófico, científico, político.

    Yo creo que hay que empezar por la pregunta principal: Cuando empieza la vida de un nuevo miembro de la especie humana? Por que si partimos de la base que la inviolabilidad de la vida humana es (o debería ser) la piedra angular de cualquier sistema social civilizado, entonces proteger de manera efectiva la vida de todos los miembros de la especie humana (y en especial a los desfavorecidos y a los que no pueden defenderse por sí mismos) es un deber de todos.

    Al final la respuesta a esta pregunta es la que dirá si el aborto es una practica aceptable o no para una sociedad que se quiere civilizada.

    Para empezar, y ya lo dejo aquí de momento, podemos empezar diciendo (y creo que difícilmente habrá objeciones a esto) que sin duda algunas el aborto en fases muy tardías del embarazo es equiparable a dar muerte violenta y con premeditación a un recién nacido. Esto ya nos índica que un debate sobre los limites que desde el poder debe darse a esta practica es muy necesario.

    Saludos y felicidades por el blog. Le leeré interesado.

    1. Mil gracias. Pienso igual que tú.

      Creo que, desde una postura favorable al aborto legal, buscar los límites y las razones de tales límites obliga a plantearse la naturaleza de la cuestión. No hacerlo es, creo, mirar a otro lado no vayamos a daros cuenta de lo que estamos haciendo…

      Te pongo un link a un muy interesante debate que ojalá pudiéramos tener en España. Tiene partes verdaderamente brillantes. El argumento de la duda lo he usado mucho: si se mueve un arbusto y dudas si detrás hay un ciervo o una persona, no debes disparar.

      La forma de encarar legalmente el aborto debería ser consecuencia de todo esto. En la práctica, no existe debate de ideas, y sí provocaciones continuas y argumentos ad hominem.

      Gracias de nuevo.

  3. Creo que no se debate sobre el aborto porque no se puede. El problema del aborto me parece muy sencillo, diáfano. Se limita a resolver que es aquello que se aborta. O lo que se aborta es un ser humano o no es un ser humano. No hay más cuestión. Si se aborta un ser humano entonces debe prohibirse y darle la misma protección que al resto de seres humanos. Si no es un ser humano no hay motivo ninguno para prohibirlo y el asunto debe considerarse igual que se trata con lo que hace cada uno con parte de su cuerpo.

    Esto es todo. Por eso no se puede debatir, es demasiado evidente. En este caso el maniqueísmo es real. O es un ser humano y el aborto es un crimen, o no lo es y penar el aborto es un crimen.

    Igual que es una evidencia palmaria que lo abortado es un ser humano. Siempre que sea cierto lo que unánimemente dicen los científicos sobre como se origina la vida humana: con la unión de un óvulo y un espermatozoide.

    Los defensores del aborto tienen el problema insoluble de conferirle al embrión su naturaleza humana en un momento concreto de su evolución fetal. Por eso no pueden debatir y tienen que refugiarse en la sofística. La aparición de la ecografía, que muestran tan a las claras la evidencia, les lleva al paroxismo argumental.

    Me parece que, por esta misma razón, el aborto tiene un alcance de incalculables consecuencias históricas. El aborto supone la fuga de la racionalidad y con ella la perdida de la civilización. El aborto es un regreso a la edad de la brujería. Creo que son múltiples y crecientes las manifestaciones de que estamos en un progreso acelerado de regreso a la brujería como forma de organización social. Y no creo que sea un proceso espontáneo, si no un plan premeditado de ingeniería social realizado por quienes tienen el poder.

    1. Comparto el principio moral que expones. Pero no se puede ignorar que depende tanto de una persona – la madre – que existe una situación especial por estar alejado de una posible protección estatal. Hay que plantearse más cosas, cómo que tratamiento penal se le daría.

      Es importante saber que existen consecuencias derivadas de la aceptación del aborto. Si se puede determinar arbitrariamente desde cuando un ser humano tiene derecho a la vida los podrá retrasarse ese momento, o determinar cuando deja de tenerlo… No se sí es ingeniería social. Pero estoy de acuerdo en que una sociedad que acepta eliminar la vida humana inocente por conveniencia o desprecio hará lo mismo en otros casos.

      Me parece muy interesante el video que he enlazado por aquí. Si puedes, te aconsejo al menos los 20 primeros minutos.

      Gracias por expresarte aquí de forma tan completa y valiente. Se aprende mucho..
      Gracias y un saludo.

  4. Buenas noches
    Siendo obviamente contraria al aborto, como no podría ser de otra manera, no sé si podemos debatir.
    Creo que estamos muy alejados de esas mujeres, esas situaciones. Los que estamos hablando (al menos yo) nunca nos encontraremos en la tesitura de plantearnos abortar, y desde esta posición no sé si podemos sentenciar sobre lo que deben o no hacer las mujeres que por distintos motivos sí pueden estarlo.
    Es muy interesante lo de la duda, las disquisiciones sobre el comienzo de la vida humana…pero lo encuentro tan alejado de lo que puede pasar por la mente de esas madres. ..Es vida humana, desde luego. Y en esos momentos un ser humano que es más que ninguna otra cosa hijo. De una madre.
    Creo que para hablar del tema, antes deberíamos trabajar por que no se dieran esas situaciones. Si no tenemos tiempo, dinero, ánimo y disposición para entregarlo a esas madres, pienso que poco podemos decir. Y yo al menos en absoluto podría juzgarlas y menos castigarlas, aún pareciéndome un acto horrible.

    1. Gracias por comentarlo aquí.

      No puedo ni matizar los que usted dice, que me parece impecable.

      Hay un debate ético que está conectado con el jurídico, pero no es el mismo.

      Tradicionalmente, nunca se castigaba a la madre, pues se consideraba que había eximentes. Ese es un punto de partida en una postura de prohibición. Por mucho que se haga, siempre habrá abortos, por lo que no se puede eludir el debate jurídico.

      Gracias y un saludo.

  5. Blanca,

    No estoy de acuerdo con lo que dices. No creo que haya que estar en la posición de quien comete un crimen para poder decir si este tiene justificación. De hecho nadie se para en ello para no juzgar los crímenes habituales. Ningún crimen tiene justificación, salvo legítima defensa.

    Y no es tan difícil ponerse en su lugar. Primero, del que siempre comete el crimen: el medico matarife. Alguien que por dinero, o por especial maldad, se dedica a matar en serie. Las mismas motivaciones que el peor de los sicarios. En su caso de un modo rutinario, como un trabajo cualquiera. La banalidad del mal llevada al extremo. Un salvaje genocida. Y detrás el poder que le protege y anima. Un poder salvaje y genocida a conciencia, el poder que impera en occidente. En España, nuestra casta dirigente, salvaje y genocida, por esto y por tantos casos más, como el terrorismo de estado ya mal disimulado, al que nos han habituado.

    En el caso de la madre que se deja matar a su hijo, sabemos en la mayoría de los casos cual es su problema. Chicas jóvenes que no quieren tener el hijo que han engendrado involuntariamente –la generación es así y no hay manera de cambiarla- a las que el poder anima a “liberarse” de su problema matando a la criatura. Se puede pensar en el caso limite e infrecuente de la violación. Por muy doloroso que sea no hay justificación alguna para matar a la criatura. La ausencia de ayuda a las mujeres que tienen estos problemas –cuando se presta ayuda a cualquier causa- es un diktat del poder, que busca imponer el aborto para encanallar a la sociedad.

    Asís,

    Creo que la penalidad debe ser la habitual para la protección de la vida humana, teniendo en cuenta la ausencia de mayor conflictividad al no haber posibilidad de respuesta violenta por el agredido y, en la mayoría de los casos, de sus deudos. Para el medico matarife, la que se aplica a los genocidas. Para el poder matarife, la que se aplica a los genocidas.

    No consigo que se abra el enlace a la conferencia.

  6. Rafa,
    Si se puede quitar la vida a una persona en legítima defensa ?se puede abortar si la vida de la madre está en peligro? . Dicho de otra forma, si es o él o yo, es legítimo matar al otro para salvarme yo?
    Además en la legítima defensa puede haber más o menos incertidumbre.
    Yo no lo sé.

    1. Con mucho retraso, respondo a lo que preguntabas. En la legislación española siempre se aplicó la eximente de Estado de Necesidad. Nunca existió problema legal en ese sentido, ni para médicos ni para mujeres.

      La realidad es que el caso se da poco, y cada vez menos. Pero en España nunca fue un problema legal.

      Un saludo

  7. Blanca,

    No procede la comparación con la legítima defensa, la criatura no es un agresor.
    En caso de peligro para la madre creo que no se discute, ni las legislaciones no abortistas lo penan, ni, desde luego, las legislaciones abortistas se hacen para ese caso. Claro que el tema depende de lo que se considere peligro, que se tendrá que valorar caso a caso y por los médicos y finalmente la madre. El arriesgar la propia vida para salvar la de otro es estimable, con casos relativamente frecuentes, publicitados y siempre elogiados –salvo precisamente estos-. En muchos casos es que no hay ni elección, sin la vida de la madre el niño muere también. Otra cosa es que se utilice como hipócrita coladero –si la madre esta embarazada se deprime y se puede tirar por la ventana, luego toda embarazada que alegue depresión por ello puede abortar para no suicidarse-, que es el caso del supuesto de salud de la embarazada en las legislaciones abortistas.

    1. Si me permitís aportar un detalle: el peligro para la vida de la madre nunca precisó en España de una regulación especial, pues constituía la eximente de “estado de necesidad”. Nunca ha habido un problema legal, ni los médicos o las madres tenían el más mínimo problema legal en esos casos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s